Arrendamiento
Arrendamiento de propiedad
previous arrow
next arrow

El contrato de arriendo es de los contratos más comunes hoy en día y la razón se encuentra en que todos necesitamos en algún momento de nuestra vida comenzar a independizarnos y tener un espacio para desenvolvernos, usando así una residencia o alquiler de domicilio para hacerlo una realidad. Pero para poder vivir con tranquilidad e iniciar una nueva etapa en nuestra vida es necesario estar al tanto de todas las consideraciones generales sobre arrendamiento de propiedades en Chile. 

Primero, antes que nada, para definir conceptos clave debes saber que el arrendador de un inmueble es aquella persona que cede el uso de su propiedad a otra persona a cambio de un beneficio económico, conocido como alquiler o renta, mientras que el arrendatario, es el que a partir de estos pagos puede hacer uso de la propiedad por un tiempo específico estipulado en el contrato.

Consideraciones generales

Como toda relación entre personas, muchas veces existen factores externos o propios de las personas involucradas que dificultan el arriendo, como por ejemplo, el caso del arrendador:

  • Promesas incumplidas en cuanto a las características o calidad de la propiedad
  •  Monto de la renta inestable, con aumentos constantes

Y en el caso del arrendatario: 

  • Que la propiedad sufra algún daño luego de su uso o que este no dé los pagos en los plazos establecidos

Consideraciones financieras

Tomando en cuenta el aspecto económico también hay puntos clave para poder arrendar sin que esto implique un estrés y problema imposible de solucionar en la inmediatez que nos exige una mensualidad o contrato anual. Pregúntate si eres el arrendatario lo siguiente: 

  • ¿Cuentas con un trabajo estable?
  • ¿El sueldo actual te alcanza para cubrir las necesidades básicas y mudarte?
  • ¿Tu trabajo es independiente o dependiente de alguien más?

Si la renta propuesta es igual al monto que ganas mensual, sin ningún tipo de ingreso extra, es mejor que pienses dos veces antes de rentar una propiedad, esto porque las eventualidades no tienen tiempo específico ni cómo controlarse y podrían impedir que puedas hacer el pago y cumplir con tu obligación, presente en el contrato de arriendo.

También es necesario que te mantengas al día con tus pagos y que poseas un buen historial crediticio. ¿Por qué? Esto es debido a que cada vez es más común que los arrendadores utilicen una herramienta conocida como “Arriendo Perfecto”, la cual les permite evaluar a los potenciales arrendatarios en función a su registro DICOM. Este entrega un informe detallado no sólo del historial crediticio, sino también del comportamiento con tus obligaciones legales, costumbres y estilos de vida mientras estuviste presente en otro lugar. 

Consideraciones sobre la propiedad

Otro tip importante es en cuanto a la propiedad en sí, ¿la vivienda pertenece al arrendatario en verdad? ¿No estás seguro? Pues deberías estarlo. De acuerdo con el artículo 1916 N°2 del Código Penal se expresa “Puede arrendarse aún la cosa ajena”, lo que significa que una persona puede arrendar una propiedad sin ser suya. La desventaja de arrendar de esta forma es que el verdadero propietario puede en cualquier momento solicitar que le sea restituida la propiedad, y el contrato celebrado entre las otras dos personas quede inoponible, a menos que, el dueño haya estado consciente del trato y esto esté sobre papel.

Otra preguntas son, ¿el inmueble está sujeto a una hipoteca? ¿Verificaste que no esté embargado? Antes de cerrar el trato verifícalo porque puedes estar expuesto sin saberlo a cualquier eventual remate de la propiedad (juicio de desalojo por remate).

Por último, para tener tranquilidad inmediata comprueba el estado del inmueble cuando se haga la entrega, para que al momento de hacer la devolución no sean exigibles condiciones que en el inicio no se tenían. 

¿Deseas más información? Contáctanos.

2 + 10 =